sale libre al comprobarse que no tuvo nada que ver